Anteriormente considerado como una raza del Rabilargo asiático (Cyanopica cyanus), el cual se reproduce en el este de Asia, el Rabilargo ibérico (Cyanopica cooki ) es una de nuestras aves residentes más queridas y uno de los cuatro endemismos ibéricos. Dentro de su zona de reproducción, el núcleo de su distribución se encuentra en el suroeste peninsular, aunque observaciones de  grupos en los últimos años lejos de sus zonas de reproducción habitual – tan lejos como Alicante – sugieren de una posible expansión de la especie.

En Rabilargo ibérico (Cyanopica cooki) es un experto en aprovechar todos los recursos que ofrece el bosque.

Entonces, ¿por qué la distribución de especies tan similares se encuentra tan separada la una de la otra?

Una hipótesis sugiere que durante la glaciación del Hemisferio norte aproximadamente 2.6 millones de años en el período cuaternario, una población primitiva de Rabilargos, con una distribución más amplia, se dividió por las capas de hielo en dos sectores en los dos extremos de Eurasia, donde las condiciones no eran tan extremas. Ambos sectores se han mantenido sin contacto hasta el presente, resultando en dos especies diferentes.

Iberian magpie on a pine tree

En el extremo sur de su distribución, el Rabilargo ibérico (Cyanipica cooki) utiliza mayoritariamente bosques de pinos.

El Rabilargo ibérico es una especie gregaria, por lo que todas sus actividades las realiza en grupo y se han llegado a observar enormes bandos de hasta 300 individuos fuera de la época de reproducción. Habita en bosques abiertos, en particular dehesas de encina (Quercus ilex) y bosques de pino piñonero (Pinus pinea), donde su población está aumentando con densidades medias de 31 – 80 aves/km².

Es una especie oportunista y por lo tanto aprovecha una gran variedad de recursos, actuando como un eficaz control biológico natural limitando la expansión de insectos forestales como el piral de la encina (Tortrix viridana) o la polilla gitana (Lymantria dispar).

En este interesante vídeo podéis tener más información sobre la enigmática distribución y costumbres del Rabilargo.

Referencias
– Blanco Castro, E., Casado González, M.Á., Costa Tenorio, M., Escribano Bombín, R., García Antón, M., Génova Fuster, M., Gómez Manzaneque, Á., Gómez Manzaneque, F., Moreno Saiz. J.C., Morla Juaristi, C., Regato pajares, P. & Sainz Ollero, H. 2005. Los Bosques ibéricos. Una interpretación geobotánica. Planeta. Barcelona

– De Juana, E. & García, E. 2015. The birds of the Iberian Penísula. Christopher Helm. London

– Pujol, J.A & Sáez, A. 2014. Quercus, 344: 48-49

Imagen destacada por Ugo Mellone/wildphoto.it 

Comentarios

0
Sin Comentarios.