El Buitre negro (Aegypius monachus) es una especie muy común en Candeleda y alrededores. Su población en España ha ido recuperándose en las últimas décadas con una población actual estimada en 2440 parejas (de la Puente et al. 2007), aunque el uso ilegal del veneno principalmente hace que sea una especie que pueda estar enfrentándose a un inminente declive en su población.

buitre negro 720 alimoche

Llama la atención la gran diferencia de tamaño del buitre negro (Aegypius monachus) con el más pequeño de los buitres, el alimoche común (Neophron percnopterus). Foto: Ugo Mellone/Wildphoto.it

Extremadura posee casi la mitad del total de la población española, contando España con el 90% de la población europea y, por lo tanto, es una de las poblaciones más importantes a nivel mundial, por lo que su buen estado de conservación es de extrema importancia.

Es un ave que fundamentalmente hace su nido sobre encinas (Quercus ilex) o alcornoques (Quercus suber),aunque, especialmente a elevadas altitudes, también nidifica sobre pinos (ej: Pinus sylvestris).

buitre negro vuelo 720_logo_papagenobirding

Con casi tres metros de envergadura, la silueta en vuelo del buitre negro (Aegypius monachus) es inconfundible.

Es un ave muy longeva, pudiendo vivir hasta 40 años y no alcanza su madurez sexual hasta los 4 años de edad siendo, desde la primera puesta, fieles a la pareja. En la España peninsular cría en el suroeste encontrándose fuera de esta zona una pequeña población en la isla de Mallorca.

Comienzan con los vuelos nupciales en Enero, encontrándose la segunda colonia de cría más grande en el Parque Nacional de Monfragüe con 287 parejas. En Febrero-Marzo hacen una sola puesta de un huevo y lo incuban durante casi dos meses. El Pollo permanece en el nido 4 meses más.

References
– De Juana, E. & García, E. 2015. The birds of the Iberian Penísula. Christopher Helm. London

– De la Puente, J., Moreno-Opo, R. & del Moral, J.C. 2007. El buitre negro en España. Censo Nacional (2006). SEO/BirdLife. Madrid

 

Imagen destacada por Ugo Mellone/Wildphoto.it


Comentarios

0
Sin Comentarios.